¿En qué consiste la Formación bonificada por la Seguridad Social?

Todas las empresas, incluidas las más pequeñas, tienen derecho a un crédito anual para la formación de sus trabajadores, cuya cuantía irá en función de las cotizaciones a la Seguridad Social. Si te planteas ofrecer formación a tus trabajadores, aquí te explicamos cómo puedes conseguirlo de manera gratuita (formación bonificada). Además, es una de las mejores maneras de motivar a tus empleados.

¿Qué es la formación bonificada por la Seguridad Social?

A través del sistema de formación bonificada todos los empresarios tienen la oportunidad de formar y reciclar a sus trabajadores de manera gratuita. Las empresas sólo tienen que adelantar el dinero dirigido a la formación de sus trabajadores y, con posterioridad, ese dinero lo podrán recuperar.

A través de este sistema, las empresas dispondrán de una cuantía anual para gastar en formación. La cuantía destinada dependerá de cada empresa, ya que va en función del número de trabajadores que haya tenido la empresa durante el año anterior y de las cotizaciones a la Seguridad Social en concepto de cuotas a la Formación Profesional.

¿Qué empresas pueden beneficiarse?

Absolutamente todas las empresas cuyo centro de trabajo esté en el territorio español pueden beneficiarse de estas ayudas. El único requisito es desarrollar formación para sus trabajadores y cotizar por la contingencia de Formación Profesional a la Seguridad Social. Ojo, las empresas, para poder aplicarse las bonificaciones, deberán estar al día en los pagos a la Seguridad Social.

¿Cómo funciona y en qué consiste la formación bonificada?

El sistema se realiza en base a dos procesos:

  • Proceso económico: así, la empresa abona el importe de la formación a su proveedor, contabiliza este gasto en una cuenta específica de formación y posteriormente, se descuenta el importe correspondiente en el pago a la Seguridad Social al finalizar la formación.
  • Proceso de control: la empresa se da de alta en el sistema de bonificaciones y debe comunicar el inicio del curso y el listado de participantes con 10 días hábiles de antelación. Se firman partes de asistencia en todas las sesiones formativas y se realizan evaluaciones de satisfacción por parte de los alumnos. Al finalizar el curso se entregan los certificados o diplomas correspondientes y se comunica a la Seguridad Social la finalización de cada acción formativa y el coste en que se ha incurrido.

Las empresas pueden realizar el trámite de bonificaciones de dos formas: por sí mismas, contratando la formación a una entidad externa como puede ser la Cámara de Comercio de su ciudad o bien realizando formación interna. Para la realización del proceso de control es necesario tramitar un certificado de firma digital, pues las comunicaciones sólo se pueden realizar a través de Internet.

La otra forma sería agrupándose con otras empresas. En este caso es imprescindible que exista una entidad organizadora.

La formación bonificada debe ser totalmente gratuita para el trabajador y los destinatarios finales de las acciones formativas han de ser trabajadores asalariados que coticen a la Seguridad Social por el concepto de formación continua, por tanto los autónomos quedan excluidos del sistema.

Las modalidades formativas podrán ser presenciales, a distancia o teleformación y han de tener una duración mínima de 6 horas.

Cuantía de la formación bonificada

Cada empresa, sin importar su tamaño, tiene derecho a esta bonificación. Las ayudas se calculan en función de sus aportaciones a la Seguridad Social y será siempre un porcentaje del pago a la seguridad social en concepto de “formación profesional”.

Sin embargo, las empresas que tengan menos de 5 trabajadores tienen una cuota fija de ayudas, ya que el porcentaje resultaría insuficiente. Así, en la actualidad (esta cuantía puede variar cada año) se garantiza un crédito anual de bonificación de 420 €.

Con independencia del crédito disponible, la ayuda también establece un coste máximo por participante y hora de formación. En la modalidad Presencial la cuantía será de 9 euros la hora para niveles básicos y de 13 para niveles medio-superior. En la modalidad a distancia, los cursos no podrán superar los 5,5 euros la hora. Por último, en la modalidad teleformación no se podrán superar los 7,5 euros la hora.

Ventajas de la bonificación

Una de las principales ventajas es que cada empresa puede consumir su crédito en la/s acción/es formativas que desee. Además, la empresa es quien decide cuándo y cómo consumir el crédito dentro del ejercicio fiscal en vigor. Es importante saber que cada año natural caduca el crédito formativo que posee la empresa y surge uno nuevo, por lo tanto, el crédito no consumido, se convierte en dinero perdido.

Otra ventaja a destacar sería que es la propia empresa quien decide a quienes de sus trabajadores irá destinada la ayuda. Así tienen la posibilidad de aplicarlo sólo en aquellos trabajadores que lo necesiten.

La formación de tus trabajadores puede ser una opción muy recomendable para sacarle un mayor rendimiento al trabajo que desarrollan tus empleados. Aprovecha estas ayudas y elige aquellos cursos que creas pueden mejorar el servicio y las tareas que se llevan a cabo en tu negocio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *