9 Aspectos clave para elegir la climatización de tu empresa

El sistema de climatización de tu empresa representa uno de los mayores gastos energéticos dentro de una empresa, un gasto excesivo que podemos rebajar mediante un uso correcto del mismo. Elegir el sistema de climatización adecuado no siempre es fácil, la oferta es amplia y hay sistemas para todas las necesidades.

¿Qué debes saber para elegir la climatización de tu empresa?

Existen múltiples opciones, ya que la oferta es bastante amplia. Pero antes de decantarte por la instalación de un sistema determinado tienes que tener en cuenta una serie de cuestiones y así obtener la mayor eficacia y eficiencia en su rendimiento. Así, los factores a tener en cuenta son:

  1. Zona climática a veces no merece la pena invertir mucho dinero en esta cuestión cuando los meses de bajas o altas temperaturas están bastante localizados en pequeños períodos del año. Por otro lado, también cabe la posibilidad que sólo necesites poner aire acondicionado sin necesidad de calefacción o viceversa. Sí es importante que nuestro lugar de trabajo nos proporcione las condiciones ideales para poder desarrollar nuestra labor con la mayor normalidad.
  2. Necesidades propia del local y de las personas que van a trabajar en ella.
  3. Regulación y control: debes elegir un sistema que aporte la posibilidad de poder regularlo y controlarlo individualmente, ya que esto te ayudará a reducir el consumo.
  4. Mantenimiento: el sistema de climatización de tu empresa debe ser sencillo y de calidad para no tener necesidad de costes adicionales por mantenimiento. Lo normal, es tener que revisarlos una vez al año.
  5. Posibilidad de anulación según la estación. Esto también ayudará enormemente al ahorro energético.
  6. Posibilidad de incluir sistemas de redes de refrigeración y calefacción por redes urbanas de distribución, lo que ahorrará sin duda costes.
  7. Disponibilidad del combustible que elijamos.
  8. Costes directos e indirectos: en general, las instalaciones colectivas proporcionan más ahorro energético que las individuales, aunque la inversión inicial pueda ser más cara.
  9. Efectos contaminantes

¿Qué tipo de sistema de calefacción elijo para mi empresa?

Tendremos que pensar bien todos y cada uno de estos criterios a la hora de decantarnos por uno u otro sistema. Básicamente podemos encontrar los siguientes tipos de calefacción:

  • Sistema tradicional de calefacción de Carbón y leña: es el sistema de calefacción más antiguo y tradicional, aun utilizado en zonas rurales o pueblos alejados. Su utilización implica cierto grado de riesgo y no existe una buena regulación para su control, además, presenta otros inconvenientes como el almacenamiento y la limpieza de residuos. Dentro de sus ventajas esta su fácil consecución e instalación.
  • Sistema de calefacción de caldera con radiadores de agua: pueden ser individuales o colectivas. Las colectivas presentan varias ventajas:el rendimiento de las calderas grandes es mayor, los contadores permiten adaptar las necesidades a cada vivienda y local, así cada vecino paga sólo lo que consume, el combustible es más barato al comprar colectivamente grandes cantidades y el coste de la instalación total es inferior.
  • Calefacción por energía eléctrica: puede utilizarse tanto de forma individual como en una instalación centralizada. También sirve como combustible complementario, con procedencia de otras energías alternativas. En la actualidad este sistema ya no es tan costoso, ya que existen las tarifas nocturnas, aunque sigue siendo bastante caro. Si se elige un sistema de bomba de calor, puede ser mixto y funcionar como calentador en invierno y aire acondicionado en verano. Una de sus ventajas radica en que según el aparato que se utilice puede ser portátil y el mantenimiento que precisa es poco, además, no requiere instalaciones complicadas. Es confortable, se puede programar y automatizar con sencillez y su rendimiento es elevado. También es una energía limpia y segura.
  • Calefacción por suelo radiante: Se trata de tubos colocados en el suelo de del local o de la tienda. Su principal ventaja es el ahorro, ya que basta calentar el agua a unos 40 grados para que el sistema funcione. Su desventaja es que tarda mucho tiempo en calentar el local a la temperatura deseada. El sistema consiste en la instalación en el forjado del hormigón de cables, tubos, láminas o paneles calefactores, que desprenden calor sin ser visibles, por lo tanto, no ocupan espacio y están preinstalados en el local. Pueden ser calentados por la electricidad o por paneles solares.
  • Calefacción por Gas: ocupa un puesto predominante entre los combustibles más empleados en la actualidad. El gas natural es limpio, no contamina y es eficaz. Además, su coste de instalación queda rápidamente amortizado por el ahorro que ofrece. Se caracteriza por ser un combustible cómodo, ya que el usuario no debe preocuparse ni de su aprovisionamiento, almacenamiento, ni de su distribución. Una vez instalado, puede ser utilizado tanto como calefacción, como para la producción de agua caliente y para la cocina. La calefacción mediante gas natural permite una fácil regulación del calor en cada estancia.
  • Calefacción por gas propano: puede presentar varias modalidades para su almacenamiento. Se puede almacenar en recipientes pequeños (en lugares aireados como terrazas o balcones) o en depósito fijo, ya sea individual o colectivo y centralizado. Su potencia calorífero es superior al gas natural y su coste resulta algo inferior, siempre dependiendo del tipo de instalación y almacenamiento. •Calefacción por gasóleo C: es el más económico de los combustibles presentes en el mercado, pero de alto riesgo debido a los cuidados en su almacenamiento y combustión por los gases generados.
  • Calefactores de parafina: se trata de un método sencillo para las estancias donde no hay ningún otro sistema de calefacción. No necesita instalar un extractor de gases, ni tuberías. Lo único que necesita es una buena ventilación. Es una solución bastante económica y segura.

¿Qué tipo de sistema para enfríar elijo para mi empresa?

En cuanto a las opciones sistemas para enfriar, no tenemos tanta variedad. La mayoría de los sistemas que aparecen en el mercado funcionan a través de energía eléctrica. Aquí podemos encontrar desde el clásico ventilador, que bien puede ser portátil o fijo en el techo o la pared, hasta los más sofisticados aires acondicionados.

De estos últimos podemos encontrar una gran variedad de diseños. Si al final te decantas por esta opción, busca sistemas de bajo consumo que te permitan ahorrar energía y, claro está, también dinero. También aconsejamos gastar un poco más en una instalación con suficiente capacidad, en vez de siempre tener que poner el aire al máximo. Con el tiempo, saldrá mucho más caro el uso que la inversión adicional que supone pagar por un aparato de mayor capacidad.

Aires acondicionados

Podemos encontrar diferentes tipos de aires acondicionados, que en la mayoría de los casos también emiten calor. Así, los modelos más extendidos son:

  • Portátil: incorporan todo el sistema en una caja acoplada con ruedas de tal forma que se puede transportar fácilmente de una estancia a otra. Dispone de una manguera flexible que expulsa el aire caliente hacia el exterior. Ventajas: No requiere de instalación. Se transportan con facilidad y emiten muy poco ruido. Inconvenientes: Suelen ser bastante caros si tenemos en cuenta la relación calidad-precio. No son muy potentes.
  • Split (consola de pared): este modelo resuelve necesidades en comercios y locales pequeños como cibers-cafés, peluquerías, barberías, locales pequeños, etc. Ventajas: fácil instalación y relativamente bajo costo de la misma. Mantenimiento más espaciado y relativamente fácil. Se divide en dos partes: el módulo que se coloca en la pared y otra caja en el exterior, dejando sólo visible un pequeño aparato que emite el aire y que es controlable. Desventajas: se deben aplicar en locales con pocas separaciones pues no cuentan con un tiro de aire muy fuerte. Los locales deben tender a ser cuadrados en vez de muy “rectangulares” (un pasillo muy largo por ejemplo). Baja capacidad.
  • Split (consola de techo): es ideal en pequeños locales y comercios como panaderías, comercios con alta rotación de clientes y ambientes abiertos. Ventajas: instalación relativamente sencilla y de bajo coste para el tipo de aplicación. Silencioso. Generalmente se puede aplicar en lugares que ya se encuentran decorados sin afectar demasiado la apariencia del local, ya que al igual que el modelo anterior, sólo permanece visible una pequeña caja que emite el aire y el resto queda en el exterior y fuera de la vista. Inconvenientes: su mantenimiento tiende a ser más periódico y frecuente en aplicaciones de ambientes de alta rotación de personas.
  • Centrales (compacto o tipo split usando fancoils): este diseño se aplica con mucha frecuencia en locales donde se requiere de un confort extra y de un mayor nivel de decorado. Ventajas: da imagen de alto valor y diseño costoso. Alta estabilidad térmica y mantenimiento relativamente espaciado en el tiempo. Inconvenientes: altísimo costo de instalación inicial, requiriendo de decoración y uso de plafones y techo rasos de alto costo de instalación. Uso obligado de conductos.

Como puede observarse las opciones son múltiples y todas tienen ventajas e inconvenientes. Si después de leer este artículo todavía no sabe por cuál decidirte, ponte en contacto con un profesional. ¡Él te ayudará a saber cuál es el sistema de climatización que más se adapta a las necesidades de tu empresa!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *