¿Qué debes saber sobre el periodo de carencia al alquilar un local?

Aunque elegir local comercial no es una tarea fácil, existen varios aspectos que te ayudarán a tomar esta decisión. En este artículo, queremos hablarte del periodo de carencia del alquiler de un local comercial. Resultará determinante que consigas obtener dicho periodo de carencia, sobre todo si tu local necesita varias reformas.

¿Qué es un período de carencia de un local comercial?

Si consideras que el local comercial no está listo para desarrollar la actividad que tienes en mente, existe la posibilidad de negociar un periodo de carencia del alquiler. El periodo de carencia consiste en no pagar una o varias cuotas del alquiler del local, para compensar las reformas que vas a llevar a cabo.

Es importante que sepas que no es un derecho, ni supone una obligación para el propietario. Aunque es cierto que al arrendador  puede interesarle alquilar su local y mejorarlo, todo se basará en la negociación y en el posterior acuerdo al que lleguéis.

¿Cuándo puedes solicitar un periodo de carencia del alquiler?

Podrás solicitar un periodo de carencia del alquiler siempre y cuando lo puedas justificar. Existen dos principales tipos de carencias: carencia por licencias y carencia por obras.

Carencia por licencias

Este tipo de carencia se suele solicitar cuando el arrendatario debe tramitar algún tipo de licencia. Es habitual solicitarla cuando el negocio va a ser un bar, local de copas o cafetería. Antes de nada, asegúrate que puedes conseguir esa licencia e infórmate de cuánto tiempo te va a costar conseguirla. En función de ese tiempo, podrás solicitar el número de cuotas a las que aplicar la carencia.

Es importante que en el acuerdo venga detallado lo que va a suceder en caso de no conseguir las licencias que necesitas.  ¿Se romperá el contrato sin que pagues ninguna cuota del alquiler? ¿Deberás pagar las cuotas devengadas? ¿Pagarás solo el 50% de las cuotas? Es una parte muy importante que no debes olvidar incluir en tu acuerdo. ¡Puede que en ocasiones, no todo salga tan bien como habías imaginado!

Carencia por obras

Podrás solicitar este tipo de carencia si necesitas realizar obras en el local para poder desarrollar la actividad de tu negocio.

Intenta justificar el periodo de carencia con presupuestos de todo lo que vas a hacer. De esta manera, te será más fácil obtener un mayor número de meses de carencia.

Obras o reformas que pueden justificar la carencia del alquiler:

  • Adaptar salida de humos del local.
  • Habilitar local a minusválidos.
  • Insonorización del local.
  • Instalación eléctrica adecuada.
  • Otras obras necesarias…

Es importante que dejéis claro en el contrato del local lo que va a suceder con las obras e instalaciones realizadas, una vez extinguido el contrato. ¿Se pueden quedar esas obrar? ¿El arrendador exige la retirada? ¿Podrás retirar las obras no-fijas (aire acondicionado, ventiladores de techo…etc)? Estos pequeños detalles pueden ahorrarte dolores de cabeza cuando se extinga el contrato ¡Recuérdalos!

¿Qué debes tener en cuenta al negociar un periodo de carencia?

Al negociar un periodo de carencia, hay varios aspectos que deberás considerar:

Carencia total o carencia parcial

Pese a disfrutar de un periodo de carencia, el arrendador puede exigir el pago de los gastos que por contrato corresponden al inquilino: IBI, comunidad de propietarios u otros impuestos. En este caso, carencia sería parcial. Como puedes imaginar, si el arrendador no exige ninguno de estos pagos, la carencia será total.

Tipo de obras

Es diferente que las obras sean para adecuar el local o para adecuarlo a tu actividad. Por ejemplo, si las obras son para renovar la instalación eléctrica, tienes más posibilidades de que el propietario acepte incluirlas en el periodo de carencia.

Si las obras son para adaptar el local a tu actividad, es posible que el propietario no esté de acuerdo. Por ejemplo, si necesitas crear una barra de bar. Pero, tal y como hemos comentado, ¡todo dependerá de tu poder de persuasión!

Periodo de carencia

Es importante que calcules bien cuánto van a durar las obras y cuánto te van a costar. Una vez negociado un periodo de carencia, puede ser muy difícil alargarlo. Además, si te has comprometido a realizar esas obras, es obligatorio que las lleves a cabo. De lo contrario, puedes estar obligado a pagar las cuotas devengadas o, incluso, ser desahuciado del local.

Con toda esta información, ya puedes armarte de valor para negociar el periodo de carencia de alquiler de tu local comercial. Y sobre todo, ten en cuenta que todas y cada una de las condiciones que acuerdes deben quedar por escrito.