Anita Roddick, The Body Shop

El caso de Anita Roddick es uno de los más estudiados en Marketing, ya que resume de forma brillante cómo una filosofía de empresa acertada puede llevar a grandes éxitos.

Anita Roddick nació en Inglaterra en el seno de una familia de inmigrantes italianos. Viajó alrededor de todo el mundo gracias a un empleo en las Naciones Unidas. Ese viaje le permitió conocer nuevas culturas y nuevos métodos naturales de belleza.

En 1976, Anita Roddick abrió una pequeña tienda de productos cosméticos en Brighton (costa sur de Inglaterra). En aquella tienda ofrecía veinte productos diferentes para el cuidado de la piel y el cabello, basado en ingredientes naturales. Actualmente, The Body Shop cuenta con más de 2.000 productos cosméticos distintos.

Desde el inicio, The Body Shop supo combinar la sabiduría tradicional y los antiguos remedios herbales con los nuevos tiempos. Pero el éxito de The Body Shop no sólo se consiguió gracias a sus productos, sino a toda una filosofía empresarial que marcó a esta compañía desde sus
orígenes.

Así, toda su actividad está impregnada por una filosofía especial de respeto al medio ambiente, de defensa de un comercio justo, de salvaguarda de los derechos humanos, de protección de los animales, algo que en la época era realmente innovador. Para Anita Roddick, su fundadora y presidenta, toda empresa o negocio no se debe centrar únicamente en cuestiones económicas, sino que toda empresa debe tener una responsabilidad social y de respeto de los derechos humanos y ése debe ser el futuro y el presente de los negocios.