Sábado, 1 de Noviembre de 2014

Buscar un nombre para tu empresa

Compártelo

¿El apellido familiar?, ¿una palabra en otro idioma?, ¿una expresión divertida o seria? Cuando nos planteamos qué nombre elegir para nuestra tienda muchas son las opciones para direccionar nuestra búsqueda, pero hay algunas cuestiones que debemos plantearnos.

Lo más importante es tener claro qué debe expresar el nombre y cuántas denominaciones nos hacen falta.

La denominación del local es una de las primeras cuestiones que te planteas cuando eliges el tipo de comercio que quieres plantear. Es a su vez uno de los primeros elementos que el público percibe cuando entra en contacto con un comercio o empresa. Registrar el nombre es lo primero que se debe hacer.
Tenga en cuenta que el nombre jurídico y el nombre comercial no necesariamente deben ser iguales. El nombre oficial, el nombre de una persona o sociedad,  puede ser diferente al nombre comercial (nombre del local).

En primera instancia, elegir el nombre de nuestro comercio tiene que ver con un concepto: ¿qué queremos expresar con dicha denominación? Para ello tendremos en cuenta qué tipo de empresa queremos crear y qué sensación deseamos transmitir.

El nombre puede tener relación con los productos que se venden o ser más abstracto y demostrar la característica principal del servicio de la empresa.

Para ello debemos tener en cuenta:

  1. Si queremos que sea explícito o metafórico.
  2. Si preferimos inventar una palabra ficticia o construir una con iniciales de otras palabras, o utilizar el       apellido del comerciante como era más común antiguamente.
  3. Si está disponible o ya lo han registrado.
  4. Si otros comercios poseen un nombre parecido. Si se puede confundir podría perjudicar al negocio.
  5. está disponible como dominio online. Aunque abramos una tienda física debemos tener en cuenta la posibilidad de crear una tienda online o, al menos, adquirir el dominio para guardar la exclusividad de marca.

El nombre es parte de un grupo más complejo y articulado de elementos que contribuyen a formar una marca (branding). Todos estos componentes deben engranarse cuidadosamente para formar una imagen coherente que refleje exactamente la filosofía que caracteriza a la empresa.

Si quieres desarrollar tu propio concepto, si deseas distinguirte de otros comercios o si tiene planes de expansión, es aconsejable registrar su nombre como marca. Como marca usted tendrá el uso exclusivo de este nombre en su ámbito de comercio.

La presentación gráfica del nombre

Una vez elegida nuestra palabra debemos pensar en el diseño gráfico. El diseño debe contribuir a fortalecer la imagen de marca, a transmitir la filosofía de la empresa. Para ello debemos tener en cuenta:

  1. Tipografía: frescura, barroquismo, solidez, sutileza, claridad…
  2. Color: frío, caliente, juvenil, nostálgico, atrevido, conservador…
  3. Tamaño: contundencia, sutileza…
  4. Combinación de elementos: logotipo.
  5. Símbolo: si queremos podemos crear una imagen que sustituya al nombre. Esa imagen representará nuestra marca sin que el nombre aparezca explícitamente. Por ejemplo: el símbolo de Nike.

El nombre, junto al diseño de su grafismo, creará la identidad visual del comercio al que sirva. La marca/nombre tiene un estatus propio y debe recrear el ambiente en el que se desarrolle la materialidad del negocio. A veces el producto se separa mucho de la imagen de la marca, este es un error que debemos evitar.

Puede suceder que tengamos idea de abrir varios establecimientos bajo una misma denominación. Otras, el nombre del local sirve para segmentar y ajustar  diferencias según el tipo de establecimiento, aunque se hallen bajo la misma marca, (por ejemplo: Rizos, la cadena de peluquerías, todos sus establecimientos tienen el mismo nombre pero el diseño de éste cambia de color y aspecto según sea la gama baja de la cadena, la escuela de peluquería, etc.).

NOMBRE de EMPRESA-MARCA-PRODUCTO

Así, las las diferentes denominaciones que debemos buscar para nuestra empresa son:

  • Nombre jurídico o razón social: éste suele ser el nombre formal de la empresa. Con este nombre se cierre los contratos, se da de alta en Hacienda y se utiliza para otras formalidades. El nombre formal puede ser el mismo que el nombre comercial, o la marca, pero a menudo es diferente, y puede actuar como responsable de varias marcas.
  • El nombre comercial: el nombre comercial se utiliza para promocionar el comercio al público, por ejemplo, es el nombre de un establecimiento o tienda, ya sea online o física. Es el nombre de la fachada del local. El nombre comercial puede ser el mismo que el nombre jurídico (especialmente en empresas pequeñas o con pocas sucursales).
  • Nombre de marca: las empresas más grandes, o las que operan fuera del ámbito local, suelen registrar su nombre como marca para distinguirse en el mercado y proteger su identidad. La marca sirve para diferenciar un producto propio aunque también puede ser el nombre del negocio.

Una marca no es sólo un nombre registrado, es también la filosofía de una empresa, de una forma de actuar, de un servicio brindado. La marca debe poseer un valor relacionado con la calidad de los productos que ofrece. En la marca están los ideales, las intenciones, los objetivos, luego hay que ponerlos en marcha.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Escriba los carácteres que aparecen en la imagen.

© 2014 www.comercionista.com